12: Marcela García, periodista especializada en asuntos latinos

Marcela García – contacto:

Email: marcela.garcia@globe.com

Twitter: @marcela_elisa

 

Recursos mencionados:

Aplicación: Pocket

Podcast: Modern Love

 

Quotes:

  • En todas las industrias hay grandes oportunidades para los latinos, es cosa de buscarlas.
  • No hay que casarse con una idea, sino mantener las opciones abiertas y ser flexible.
  • Si quieres ser un buen escritor, primero tienes que ser un buen lector.
  • No paso mucho tiempo pensando en lo que pude haber hecho, prefiero pensar en lo que estoy haciendo ahora.
  • Los latinos tenemos valores únicos que debemos vender y resaltar.

 

 

Transcripción de la entrevista:

 

– INTRO –

 

Julio Muñiz (Host):

¡Hola! Bienvenidos a Inconfundiblemente Latino, soy Julio Muñiz.  Hoy estamos platicando con Marcela García. Marcela es una reportera bilingüe con más de diez años de experiencia en periodismo, particularmente cubriendo asuntos latinos en los Estados Unidos. Actualmente escribe para la sección de Opinión en el diario The Boston Globe, además de ser comentarista de radio en la cadena WGBH y en la filiada de NPR en Boston. Anteriormente trabajó como corresponsal para Telemundo Boston, como escritora para el periódico Boston Business Journal, y como editora del semanario El Planeta.

 

Marcela también es economista, y recibió un posgrado en periodismo de Harvard Extension School en el año 2005. Ha sido reconocida con el Access Award en la categoría de Media, Latina Voice in the Media y Women of Courage Award. Todos reconociendo su pasión y compromiso con las comunidades latinas.

 

Marcela, muchísimas gracias por estar con nosotros en Inconfundiblemente Latino. Un currículum muy amplio, pero cuando te preguntan a qué te dedicas, ¿cómo lo explicas de la manera más fácil?

 

Marcela García:

Trato de explicarlo de una manera muy sencilla, porque mucha gente tiene una idea muy idealizada de lo que es ser periodista. Yo digo que escribo para las páginas de opinión. La manera en cómo funcionan los medios impresos, es que está la parte de noticias y opiniones, y yo escribo en esas páginas editoriales.

 

JM:

Sé que siempre trabajas en varios proyectos, actualmente, ¿cuál es el que más te apasiona?

 

MG:

Mi trabajo es escribir notas editoriales, lo cual son escritos que llevan la opinión y posición oficial del periódico. Yo escribo sobre políticas públicas, reformas, migración, etc. Esos son los temas que me apasionan más. Ahora tengo un proyecto más a largo plazo en el que estoy investigando el cómo los inmigrantes tienen tan poco acceso, cuando son detenidos, a las fianzas. Estoy haciendo investigación y hablando con muchas activistas, abogados, etc. Esa área es la que más me apasiona.

 

JM:

Es un tema espinoso y emocional. Marcela, lo que hacemos en Inconfundiblemente Latino es celebrar las historias de éxito de los latinos en Estados Unidos. Compartimos sus experiencias y las herramientas que los han ayudado a conseguir el éxito. Queremos inspirar a quien apenas empieza una carrera o quien impulsa impulsar la suya. En tu caso, ¿qué fue lo que hizo que te convirtieras en una reportera?

 

MG:

Mi camino fue algo que yo nunca contemple. Terminé estando expuesta a la carrera muy random. Yo estaba a nada de graduarme de la carrera de economía, de la facultad de economía en México; cuando terminé trabajando parcialmente para un corresponsal que vivía en México. Él era corresponsal de un periódico en Texas, del Dallas Morning News. Su área era cubrir la economía de México. Él buscaba una asistente que tuviera ciertos conocimientos de finanzas. Terminé trabajando con él 2 años y ahí me enamoré del periodismo. Yo ya sabía que no quería ser economista, pero terminé la carrera y la terminé odiando. En México, cuando sales de la prepa, tú tienes que escoger tu carrera. No es como en Estados Unidos que puedes hacer un major y después te puedes cambiar. Yo no sabía que quería hacer y terminé en Economía por curiosidad. A mí nadie me dijo y por eso terminé viniendo a Boston, porque quería estudiar periodismo. Estuve expuesta a la profesión, pero sin estudiar. Ahí yo me entrené como periodista. Fue un camino poco convencional. Yo estaba completamente abierta a intentarlo.

 

Cuando salí de economía, no sabía qué hacer. Había pasado 5 años estudiando economía para darme cuenta que no me gustaba. Eso no lo quería hacer, pero no sabía que quería hacer. Entonces me atrajo el periodismo y tampoco me encerré a la idea de que eso tenía que hacer. Funcionó y el periodismo me encantó. No me veo haciendo otra cosa. Cuando empecé estaba abierta la posibilidad de que esto no era.

 

JM:

La vida no es una línea recta y es importante atreverse a probar diferentes cosas. En los 10 años que llevas haciendo periodismo; seguramente las condiciones del mercado han cambiado mucho. En tu experiencia, ¿qué ventajas crees que tenemos los latinos en el mercado actual?

 

MG:

Mi medio está en crisis. Los medios impresos están en crisis. Ha cambiado muchísimo la industria después de que llegó internet. Siempre hay desafíos y retos. En los medios impresos, siempre están ajustando y desempleado gente. Yo creo que me di cuenta que yo podía ocupar un nicho que mucha gente no estaba valorando. Yo soy bilingüe y hablo y escribo en español e inglés. También tengo acceso a este mundo latino. Muchas industrias no se han ajustado y una de esas es el periodismo. Tú vas a los periódicos más importantes de Estados Unidos y los números que tienen de diversidad de empleados; es demasiado bajo. Tienen un punto ciego. Yo, en mi departamento; soy la única bilingüe y la única latina. Esto tiene sus ventajas y desventajas también. Yo automáticamente soy la experta latina para todo. Tampoco debe ser así. Eso en función de que soy la única. Si un latino no habla español, desde un punto de vista cultural, es una ventaja. Esa audiencia tiene un poder impresionante. Para mí, más allá del lenguaje, es el acceso a la cultura.

 

JM:

En las condiciones actuales del mercado, ¿consideras que hay alguna otra industria donde los latinos tenemos especialmente una oportunidad?

 

MG:

En todas. No hay una industria en donde tengamos una representación fiel a los números de la población. Si ves en tecnología, innovación, salud, educación, etc.; es realmente decepcionante. Si vas a cualquier escuela pública de cualquier cuidad, ves a muchos estudiantes latinos y en todos los niveles. Luego ves a los profesores y no representan a los números que deberían con respecto a la comunidad latina. Hace falta mucha gente que tenga un contacto directo con la comunidad latina. Necesitamos profesionistas que nos ayuden, no solo con el lenguaje, sino que nos ayude a cuidar mejor de nuestra comunidad. No creo que haya una industria donde uno pueda decir que los latinos están completamente representados.

 

JM:

Hoy en día, ¿qué condiciones que debe tener un profesional para destacarse?

 

MG:

Depende de la industria. En general, creo que debe ser alguien flexible y que sepa resaltar. Yo creo que no siempre nos vendemos de la mejor manera. Debe ser alguien que sepa traducir nuestras ventajas competitivas en el mercado. No sé si sea falta de herramientas, o es cuestión de uno. Uno debe saberse vender mejor.

 

JM:

Saber las capacidades que tenemos y representarlas bien. El mundo está avanzando a una velocidad muy rápida y estamos rodeados de muchísima información. Las tentaciones del multitasking están ahí, ¿cómo haces para identificar tus prioridades y enfocarte en ellas?

 

MG:

Ese es uno de mis más grandes desafíos. Yo trabajo en el área creativa y escribo todos los días. Para mi es difícil porque yo tengo que esperar la inspiración. Algo dentro de mí que hace clic y me ayuda a escribir. A veces pienso en temas y no logro nada. El problema del manejo del tiempo es grande. Constantemente lucho y estoy buscando la manera para organizarme mejor. Las tentaciones ahí están. Me meto a internet, porque es mi trabajo, y me puedo pasar horas leyendo. Yo lo que hago, es hacer horarios. Me organizo y de tal hora a tal hora leo todo lo que me llegue; de tal a tal hora, hago research; y así logro organizarme. Eso es algo que me ha costado mucho, pero obligarme a escribir con disciplina me ha ayudado mucho. A veces no se me vienen las palabras y ahí nace la lucha conmigo misma. Siempre estoy buscando la manera de organizar mi día. Mi trabajo es de deadlines. El poder del deadlines es tan poderoso que, no sé cómo, lo saco.

 

JM:

Establecer prioridades y sistemas. De tal a tal hora hago research y de tal a tal hora escribo. Cada vez es más común que las personas se tengan que reinventar y abandonar algo que realizaron por muchos años para construir una nueva historia. ¿Cuál fue tu más grande tropiezo y qué papel jugó en alcanzar el éxito que tienes ahora?

 

MG:

Una de las cosas con las que yo batallé, fue cuando me vine a Boston. Yo nunca llegue con la idea de quedarme aquí. No tenía una idea de lo que yo quería hacer. Lo que si sabía es que al final de mi programa, yo tenía que hacer unas prácticas profesionales. Ese internship era importante no solo por poner en práctica lo que habías aprendido, sino que te daba la posibilidad de conseguir trabajo. Yo me tomé mucho tiempo entrenando y escribiendo en inglés. Una cosa es escribir un ensayo para una clase, pero otra cosa es escribir para un periódico. Yo me pase mucho tiempo tratando de entender todos los estilos. Mi lengua nativa no es el inglés, yo tenía que asegurarme de escribir a un nivel comparable de un local. Al momento de hacer el internship, teníamos una coordinadora que nos decía cuáles eran las posibilidades y qué periódicos tenían sus puertas abiertas. Cuando yo llegué con ella, tenía ya solo dos opciones. Una era en un periódico a las afueras de Boston, y la otra era un periódico en español. No me hacía a la idea de trabajar en un periódico en español porque invertí mucho tiempo en aprender a manejar el inglés. Estaba decepcionada. Al final vi que una oportunidad era una oportunidad y tomé esa opción. Finalmente, eso me ayudó mucho porque ese periódico estaba creciendo y pude crecer con él. Estar ahí me abrió muchas puertas e hice muchas relaciones localmente. Esa fue una lección para mí. Uno nunca debe cerrar una puerta sólo porque no concuerda con la idea que uno tiene. Uno no debe casarse con una idea y ser flexible.

 

JM:

Hay veces que las oportunidades no se presentan y uno tiene que construirlas. La dinámica profesional ha cambiado mucho. Ahora se trabaja a distancia y con equipos multiculturales. ¿Qué características debe tener un profesional para ser un líder?

 

MG:

Lo más importante es la comunicación. Ya sea con sus empleados, sus superiores, clientes, etc. Es irónico porque esto representa una paradoja. Ahora donde estamos más conectados que nunca, tenemos un déficit muy grande en la comunicación interpersonal. La manera en cómo nos comunicamos, o como transmitimos ciertas ideas, ha sufrido. La comunicación “face to face”, es muy importante. Es clave dar retroalimentación y estar en contacto. Yo tengo colegas brillantes, pero al momento de comunicar una idea, no son buenos. Es básico leer y saber cómo es que la gente te está percibiendo. Suena ya a cliché, pero aún no perfeccionamos. Para mí, viniendo de un medio de comunicación, la comunicación interpersonal es horrible.

 

JM:

La mayoría de las veces, no se le dice a la gente cual es el objetivo, que es lo que se quiere alcanzar y como se va a llegar a él. Cuando somos más claros, los resultados siempre son mejores.

 

¿Qué hábito personal consideras que influyó en alcanzar el éxito?

 

MG:

Leer, definitivamente. En la cultura mexicana, el hábito de leer no es cultivado. Eso es algo de lo que me di cuenta desde que me mudé aquí. Yo notaba que, a los niños, los papás les leen desde muy temprana edad. La historia antes de dormir. En México, eso no pasa. Quizás no en todos los estratos sociales y económicos. Cuando tenía 9 o 10 años, mi papá; que siempre ha leído, me llamaba la atención los libros que él dejaba. A mi papá le gusta mucho leer historias Western. A mí nunca me atrajo, pero descubrí un par de libros que empecé a leer poco a poco. Eventualmente empecé a leer otros géneros literarios. Esos libros te abren un mundo. Aprender otras historias, no solo desde el punto de vista de escribir, te abren muchas cosas. Esto es algo que nadie te dice, pero si quieres ser un buen escritor; primero tienes que ser un buen lector. Yo tenía eso y eso fue clave.

 

JM:

La educación universitaria seguramente te ayudará a conseguir un empleo, peor la educación que adquieras por ti mismo te va a ayudar a conseguir todo lo que tú quieras.

 

A lo largo de tu carrera, ¿has tenido algún mentor?

 

MG:

Muchas. Durante toda mi carrera profesional, una maestra fue la primera persona que me dijo que, para ser un buen escritor, tienes que ser mejor lector. Ella se ha mantenido siempre cerca de mí. Siempre ha sido mi mentora. Antes de ella, un tío mío siempre estuvo en la política y de alguna manera fue mi mentor de manera personal. Me ha dado consejos, etc. No quisiera señalar sólo uno porque los mentores son los que uno elige. No es una fórmula, sino que depende de uno. Depende de uno procurarlos y preguntarles. Han sido absolutamente todos. Es una red que uno va construyendo. La palabra mentor lleva mucho peso y puede sonar muy oficial, pero no tiene que ser así. Puede ser un amigo, un jefe o un colega. Simplemente, cuando yo necesito algo, tengo la fortuna de conocer a alguien que me puede ayudar.

 

JM:

Que importante siempre contar con un punto de referencia. Alguien que nos rete y nos obligue a crecer. Si pudieras revivir tu vida, con toda la experiencia que tienes ahora; ¿qué harías diferente?

 

MG:

No haría nada distinto. No paso mucho tiempo en lo que pude haber hecho. Para mi es pérdida de tiempo y prefiero pensar en lo que estoy haciendo. Hay lecciones en el pasado y hasta cierto punto uno revive la lección. Las cosas siempre pasan porque pasan. Yo no busco significado a cosas que ya pasaron o que pudieron haber pasado. Sólo pienso hasta el punto donde yo pueda aprender algo.

 

JM:

Si estamos contentos con lo que somos ahora, somos el reflejo de todas las historias que nos han pasado. Has formado muchos equipos pero, ¿utilizas alguna herramienta o recurso para contratar talento?

 

MG:

No. “Word of Mouth”. En mi caso, no había un lugar donde yo fuera a buscar talento tan especializado. Simplemente era de boca en boca. A veces tenía relaciones con las universidades locales que me mandaban gente que sabían que hablaba español. Todo eran relaciones de gente que conocía. Esto porque era un área muy especializada.

 

JM:

Los latinos somos uno de los grupos más activos en social media y el consumo de contenidos digitales. ¿Utilizas alguna herramienta de productividad?

 

MG:

Hablando del manejo del tiempo y de las prioridades, una de las cosas que hago es leer. Leo de todo y en todos lados. Hay una app que se llama Pocket. Pocket te graba en un sólo lugar, muchos enlaces de lectura. Yo constantemente encuentro cosas que leer, ya sea por Twitter, etc; y para mí era un reto tenerlas todas en un mismo lugar. Encontré Pocket y esta se integra con tu Browser para grabar lo que quieras leer después. Para mí ha sido un salvavidas.

 

JM:

Recomiéndanos un video, libro, podcast; o cualquier cosa que la gente pueda consultar como fuente de inspiración.

 

MG:

Hay un podcast que se llama Modern Love. Esta es una columna dominical que tiene el New York Times. La vengo leyendo desde hace tiempo. Son historias que la gente manda. Es una columna no escrita por una persona, sino por una audiencia. La idea es escribir historias, no de amor romántico, sino de amor entre hermanos, amigos; etc. Hace poco hicieron esta columna un podcast. Muchas veces, se me pasaba leerlo y ahora como podcast, estoy metida al cien. Es algo bien chévere porque aún sean historias muy tristes, les encuentras inspiración. Lo padre del podcast es que los lee un actor conocido. Ellos mismos eligen que columna leer. Después de leer la historia, hacen una entrevista con el autor.

 

JM:

Ahí está la recomendación. La gente tiene ideas, estereotipos de lo que es ser latino. Para ti, ¿qué significa ser latino?

 

MG:

Muchas cosas. Es una pregunta muy difícil. Para mi significa estar y pertenecer a varios lugares. Tener una cultura muy rica como tal. Es algo que yo siempre veo en cualquier latino. El hecho de venir de otro lado, significa tener una cultura enormemente rica. Eso es algo me estoy repitiendo todo el tiempo. Tenemos valores muy ricos y únicos que a veces no vendemos y no resaltamos lo suficiente. Ser latino significa ser enormemente rico.

 

JM:

Danos un consejo y la manera más fácil de contactarte.

 

MG:

La manera más fácil de contactarme es por email. Mi dirección marcela.garcia@globe.com y un consejo; leer. Lean lo que sea. Lean en inglés, lean en español, lean en internet, lean por twitter, lean lo que sea, un libro, un artículo, una autobiografía. El poder de la lectura es bien bien bien importante. Yo recomendaría eso porque para mí fue algo que me abrió muchas puertas.

 

JM:

Para recibir todos los episodios en el momento en que son publicados, suscríbanse a iclatino en iTunes, Stitcher, o en su app de podcast favorita. Si les gusta nuestro trabajo, hagan un review en iTunes. Es la mejor manera de ayudar a que más latinos nos descubran, escuchen y sean parte de esta comunidad.

 

Marcela, muchas gracias. Ha sido un placer.

 

MG:

Gracias a ti Julio. Gracias por la invitación y por darme la oportunidad.

 

 

×
¡Regístrate en IC Latino!
Recibe información, avisos y contenido interesante. (Tu email es privado, ¡no hacemos SPAM!)