5: Grace Ramírez, chef y personalidad en medios

Webpage: http://www.chefgraceramirez.com

Twitter: https://twitter.com/chef_grace

Linked In: https://www.linkedin.com/in/grace-ramirez-bb925b88

Instagram: https://www.instagram.com/chefgraceramirez/

Tumblr: http://chefgraceramirez.tumblr.com

Pinterest: https://www.pinterest.com/letsaygrace/

Facebook: https://www.facebook.com/chefgraceramirez

 

Recursos mencionados:

The Pomodoro Technique: http://pomodorotechnique.com

 

Libro:

Grace Ramírez, “La Latina” http://amzn.to/2dAFgLM

 

Quotes:

  • Cuando yo veo un no, me motivo a buscar un sí.
  • Siempre hay que disfrutar el día a día y el proceso más allá de la meta.
  • Todo es un aprendizaje, nada es un error.
  • Es muy importante cultivar las relaciones.
  • Si uno invierte en talento excelente, los dos van a ser excelentes.
  • Uno se puede obsesionar con que la vida es una línea recta, pero no lo es.
  • Los latinos somos una fuerza muy importante en Estados Unidos.

 

 

TRANSCRIPCIÓN ENTREVISTA COMPLETA:

 

– INTRO –

 

JULIO MUÑIZ (Host):

¡Hola!

Bienvenidos a Inconfundiblemente Latino. Soy Julio Muñiz.

Hoy estamos platicando con la chef Grace Ramírez.

 

Nacida en Miami, de ascendencia venezolana, Grace trabajó por más de una década como productora de TV en los canales Nickelodeon y MTV, pero la cocina la llamó y decidió aventurarse a audiciones para la primera serie Master Chef en Estados Unidos. Además, estuvo en el show de Gordon Ramsay, donde fue seleccionada entre más de 60 mil participantes.

 

Grace estudió en el French Culinary Institute de Nueva York y, cuando estaba empezando a inundar la gran manzana con su sabor, su matrimonio la llevó a Nueva Zelanda, donde su acercamiento a la cocina latina la convirtió en una celebridad de la televisión local como una de las juezas del show My Kitchen Rules.

 

Actualmente Grace recorre Latinoamérica promoviendo su libro “La Latina”, donde presenta su visión de algunos de los platillos más tradicionales de la región. También está terminando los detalles de su producción para Food Networks Latinoamérica, “Destino con Sabor”.

 

Chef, cocinera, escritora, productora de televisión; pero si la gente te pregunta qué haces, ¿cómo lo describes de la manera más fácil?

 

GRACE RAMIREZ:

Soy cocinera. Al final eso es de donde sale todo. Desde el amor y la pasión de cocinar y de la cultura latina.

 

JM:

Estas trabajando en varios proyectos pero, ¿cuál es el que más te apasiona?

 

GR:

Estoy en un punto privilegiado. Después de haber cosechado por muchos años. No sólo está el libro, están tres programas de televisión; pero a mi lo que más me llena el corazón es promocionar nuestra cultura y dejar mitos atrás de los latinos. Mi goal es hacer muchas cosas a nivel social. En Nueva Zelanda trabajé en un programa llamado Garden to Table, que enseña a los niños cómo crecen los vegetales, cómo cocinar y cómo comer mejor. Yo trabajaba en un colegio muy humilde. Hay otro labor social que tengo que es hacer delantales pero que son trabajados por mujeres latinas. La mujer latina, una vez que los niños se van de la casa, sienten que ya no tienen nada que hacer. Yo quiero que esos delantales sean cocidos y bordados por ese tipo de mujeres. Es un poco de todo, pero lo que más me llena el corazón son estas plataformas con propósitos sociales.

 

JM:

Muchas gracias por compartirlo. Lo que hacemos en Inconfundiblemente Latino es celebrar las historias de éxito de los latinos en Estados Unidos. Compartir sus experticias, sus consejos y las herramientas que los han ayudado a conseguir el éxito. Queremos inspirar a quien empieza una carrera o quien no encuentra el crecimiento profesional.

 

En tu experiencia, ¿qué fue lo que detonó que te dedicaras a esta actividad tan especial?

 

GR:

Si yo puedo aconsejar algo es que la vida no ha sido fácil. La gente cree que yo vengo de una familia adinerada y nada que ver. Mi familia es de clase media y estamos como todos en Venezuela. A mi familia le fue muy mal. Para mí como latino uno no tiene responsabilidad hacia la familia muy arraigada, pero sí tiene que estar uno muy enfocado. Uno se puede obsesionar con que la vida es una línea recta, pero no lo es. La vida te lleva por muchos caminos. La cosa es fluir. Mi mamá siempre decía que uno tiene que ser como el águila y volar hacia donde está la comida, pero si el viento va a la izquierda, él va a la izquierda; cuando vuelve el viento, ella vuelve a agarrar el vuelo. Así hay que ser. Yo siempre quise trabajar en televisión ante las cámaras y compartir un mensaje bonito. Cuando yo trabajaba en MTV era muy joven y era súper intimidante porque los canales eran número uno en ese momento. Decidí formarme atrás de las cámaras primero y saber si en el momento en que yo llegue a donde quiero llegar, quería estar segura de saber lo que había atrás y delante de la cámara. Yo no sabía que era la comida la que me iba a llevar, pero la comida para los latinos es una parte vital de la cultura y fue lo que a mi me mantuvo cerca de mi familia. La gente dice que en Latinoamérica las abuelas deben saber cocinar, pero esa no era mi experiencia. Mi abuela quería que nos saliéramos de la cocina y ella hacía todo. Matriarcado del que yo puedo todo y ustedes solo disfrutan de lo que hago. Mi mamá era muy mala cocinera y yo pensé que eso era como un poder mágico que se iba pasando y que yo no tenía ese don. Cuando yo volví a Miami, yo quería cocinar porque era lo único que sentía que atraía a la gente. Mi abuela cocinaba y venían 50 u 80 primos. Si yo cocino, la gente viene. Empecé a cocinar poco a poco y era la excusa con la que mis compañeros de MTV venían a comer a la casa. Le fui agarrando el gusto y me fui presionando con el tema de la cocina porque quería replicar todos los platillos que hacían en mi casa. Poco a poco compré libros de cocina y llamando a mi abuela por horas para que me explicara. Después de trabajar muchos años en MTV me mudé a Nueva York y empecé desde abajo. La comida se empezó a poner de moda y tomé el riesgo de renunciar porque yo lo único que quería era trabajar en el Food Network. No conocía a nadie y tenía más de 100 mil dólares en deudas por un accidente que tuve. Cuando yo me mudo a Nueva York, debía ya 100 mil dólares. ¿Cómo me iba a mudar a la cuidad más cara del mundo con una deuda tan alta? Con una maleta y me quede  dormir con una amiga por un mes. Era muy abrumador. Mi corazón me decía que si podía y al corazón siempre hay que seguirlo. Quien era mi novio y ahora es mi esposo, se apiado de mi y me fui a vivir con él. Empezamos a preguntar si alguien conocía a alguna persona que trabajaba en el Food Network hasta que dimos. Me fui a entrevistar y me dieron el trabajo. Otra vez empezar de cero. Ahí trabaje con el Chef Bobby Flay, uno de los chefs más famosos de los Estados Unidos por tres años y el me ayudó mucho como mentor. Me lancé a Master Chef y no logré nada. Lloré mucho. Fue un riesgo que al final me ayudó a decidir estudiar en la escuela culinaria. Apliqué para una beca con todo el corazón y me dieron una de las que dan al año. Eso fue lo que me hizo ser trabajadora de día con el Chef Mario Batali y en la noche estudiante hasta la madrugada.

 

JM: 

Qué importante que comentas que la vida no es lineal y que hay muchos caminos. Hay que tener una visión y encontrar el camino para llegar al punto que tengas como objetivo. Ahora vives y trabajas en uno de los mercados más competitivos del mundo en todos los sentidos. Desde tu punto de vista, ¿qué ventajas o desventajas tenemos los latinos?

 

GR:

Primero hay que fluir con la vida. Hay que mantener el enfoque. Como latinos, para mi, ha sido el momento perfecto. Yo escribo perfecto inglés y español por decisión propia porque para mi era esencial mantener mi cultura viva. Para mi es el momento perfecto para los latinos. Somos una fuerza muy importante en Estados Unidos. Hablo a nivel de cocina, las cocinas en todos los Estados Unidos funcionan gracias a los latinos. Nosotros somos la fuerza quien lleva el mundo de la comida a todo nivel en Estados Unidos. Desde el que recoge los vegetales, hasta quienes manejan las cocinas. Somos una fuerza muy importante y tenemos que estar orgullosos de eso.

 

Cuando yo trabajaba con el Chef Mario Batali, yo era el puente entre el chef jefe y los que cocinaban. Eso me encantaba porque yo era la voz de los latinos. Ahorita es nuestro momento de estar muy orgullosos de quienes somos. En el mundo culinario hay una explosión en latinoamericana. México, Perú, Argentina, Chile, Colombia, Ecuador; estamos viviendo una revolución gastronomía. Por la cercanía eso se está celebrando en Estados Unidos. En Nueva York hay una cantidad de peruanos impresionantes. En Londres mucha comida mexicana. A mi me abrió las puertas en Nueva Zelanda.

 

Yo cocinaba mexicana porque en MTV viajábamos mucho a México y yo me enamoré de la comida mexicana. Me encargue de saber lo básico y tradicional. Eso me ayudó mucho. Mi padrastro es peruano y el fue quien me enseñó a hacer ceviche. También por eso conozco mucho de Latinoamérica.

 

JM:

Y como comentas. Esa importancia de entender dos idiomas, dos mundos; en un país que se ha convertido cada vez más cosmopolita parece una ventaja antes que una desventaja. Parece ser para quien hoy en día no habla dos idiomas.

 

GR:

Cuando yo fui a la escuela en Miami, mis amigos cubanos no hablaban español. Yo tengo muchos amigos de padres latinos que no hablan español y eso a mi me daba mucha tristeza. Yo siempre he querido hablar español. Ahora estos amigos míos desean y toman clases de español. Quieren reconectarse con el lenguaje y las raíces. Es una ventaja enorme.

 

JM:

Has hablado de fluir con las cosas y con una visión enfocada. En las condiciones actuales del mercado, ¿tu que habilidades crees que debe tener un profesional para poder destacar en su campo?

 

GR:

Yo creo que la persona que trabaja obtiene la habilidad de destacar. Mi mamá decía que tu puedes ser lo que tu quieras siempre y cuando hagas las cosas bien y siempre hagas un poco más de lo que tengas que hacer. Yo siempre he ido 1km más allá de lo que me piden. Yo nunca me he conformado. Me quedo una hora extra tratando de hacer más. Cuando haces más, simplemente te destacas.

 

Estas nuevas generaciones son de hacer todo lo más rápido posible y después Ciao. Eso está muy bien porque aprendes a ser efectivo y rápido pero siempre hay que tener las ganas de aprender más y de ir más allá.

 

JM:

Si lo convertimos en un hábito el siempre entregar un poco más, eso nos va a destacar por arriba del 90% de nuestros competidores. Haces de todo un poco, pero la tentación del multitasking está latente todo el tiempo. ¿Cómo haces para identificar tus prioridades?

 

GR:

Yo tengo un cuaderno y una agenda. Me mantengo con Post Notes que veo todos los días. Hago lista con números. Soy Old School porque me gusta anotar las cosas. Se quedan grabadas en mi mente. Tengo la agenda en mi teléfono, pero también tengo papelitos con número. Me encanta tachar lo que ya hice y continuar con lo que falta. Así tengo que ser porque si no me voy por otra rama. Cuando me abrumo me pongo a cocinar. Cuando tengo mucho que hacer, me cocino algo difícil. Para mi es muy difícil enfocarme pero esas listas me ayudan mucho. También todo el día medito y me mantengo en el momento presente. Cada quien tiene su estilo y ese es el mío.

 

JM:

Es importante establecer metas para el día y cumplirlos.

 

GR: 

Para mi es vital. A veces me pongo de ambiciosa y coloco 10 cosas que yo se que no voy a poder hacer, entonces divido. Hago unas después del almuerzo y voy viendo como va todo. Es conocerse poco a poco. A veces podemos hacer más de lo que hacemos, aunque siempre hay que ser flexibles porque si no te conviertes en algo que tampoco funciona. Hay que poner goals realistas y tienes que estar muy organizado. Si yo no me organizo, hago 3 mil cosas, pero ninguna la termino.

 

JM:

No hemos dado cuenta que cada día las personas tienen que cambiar de profesión y reinventarse. Abandonar una actividad que habían realizado por muchos años y empezar a construir una historia nueva. Muchas veces en una industria completamente distinta. Tu eres un claro ejemplo de eso. Grace, en tu camino; ¿cuál ha sido el mayor tropiezo al que te has enfrentado?

 

GR:

Miles de tropiezos. Todos los días uno tiene un tropiezo. Uno tiene una visión de como las cosas tienen que ser, pero siempre hay tropiezos. Yo soy súper clumsy y me tropiezo todo el tiempo con cualquier cosa. Realmente para mi, una de las cosas que yo puedo relacionar con todo lo que estamos hablando; fue cuando dejo a Bobby Flay. Dejo de ser directora y productora de uno de sus programas más exitosos del Food Network. Me voy a ciegas a hacer Master Chef y yo estaba segura que iba a ganar y no llegué ni al segundo episodio. Fue tan duro, lloré tanto y me sentí muy fracasada. Realmente fue mágico porque cuando Ramsay me dice que vaya a la escuela culinaria y volviera, yo me dije que no volvería a hacer eso ni loca. La productora también me dijo que estaba sólo  en un programa de televisión y que debería seguir mis sueños. Eso se me quedó.

 

Yo lo que quería era hacer la escuela culinaria e iba a encontrar una manera de hacerlo. Yo creo que es cuestión de no victimizarse por la circunstancia y vivir las emociones. Después de la piedra, esto aprendo y así sigo porque lo voy a lograr.

 

JM:

La dinámica profesional ha cambiado muchísimo. Se trabaja a distancia, tienes equipos multiculturales; pero ¿qué características debe tener un profesional para convertirse en un líder como tú lo has logrado?

 

GR:

Hay que delegar. Yo soy bastante controladora pero uno tiene que rodearse. Rodearse de gente excelente y de la que uno confíe. Si uno invierte en talento excelente los dos van a ser excelentes. Esa es una ley universal. La gente tiene que creer en lo que estás haciendo y tienen que admirar lo que se está haciendo. Quizás no tengan tu misma visión pero que crean en ti. Eso es bueno porque te da la oportunidad de crecer con el equipo que tu tienes. Hoy la juventud esta tan llena de ideas y creatividad que uno tiene que abrirse a aprender.

 

JM:

Uno realmente crece cuando empiezas a delegar. En tu caso, ¿qué habito personal crees que influyó en el éxito que has alcanzado?

 

GR:

Perseverancia y no darse por vencida. La gente piensa que para mi todo ha sido fácil pero yo me he tenido que crear mi propio camino. Lo más lindo es que siempre que cuando yo veo un no, me motivo a buscar un sí. Es cuestión de perseverancia.

 

JM:

Muchas veces se visualiza al éxito como conseguir un gran objetivo, pero la verdad es que el éxito es la suma de los pequeños éxitos que vamos alcanzando todos los días.

 

GR:

Hay que disfrutar el día a día y el proceso más allá de la meta. Para cuando alcanzamos la meta, ya estamos cansados y a veces decepcionados, pero realmente hay que disfrutar el proceso. Mi libro era mi sueño dorado y estoy muy orgullosa de el, pero es como mi hijo que tal vez no es como yo quería pero aún así lo amo. Si tu te obsesionas a que tienes que hacer las cosas 100% apegadas a tu visión, nunca vas a ser feliz porque al final no será 100% tu visión. Es como escalar una montaña. Ya que llegas a la cima, tal vez no se siente como tu creías que se iba a sentir. Lo importante es disfrutar cada día y abrazarlo y saber que estamos evolucionando.

 

JM:

A lo largo de tu carrera, ¿has tenido una figura de mentor?

 

GR:

Mi padre murió y mi mamá escogió un camino muy espiritual y ha sido mi mentora a nivel espiritual. Mi padrastro y mi mamá han sido mis mentores del espíritu que me ha ayudado enormemente a disfrutar el cada día. A nivel laboral me he rodeado y he buscado mentores de los que pueda aprender. Gente que ya ha pasado por ciertas situaciones y de las que pueda aprender. En Nueva Zelanda, el CEO de la cerveza Sol y Heineken fue un gran mentor para mi. A lo largo de mi vida ha habido mucha gente que yo he visto como mentor. Ojalá yo algún día pueda ser una inspiración así como ellos han sido para mi.

 

JM:

Seguramente. Que importante es aprender de quien ha pasado antes y ha desarrollado el proceso antes que nosotros.

 

Grace, Si pudieras vivir tu vida otra vez con toda esta experiencia que tienes ahora, ¿qué harías diferente?

 

GR:

Lo haría todo igual pero sufriría menos. Fluiría aún mas y confiaría mas. No me preocuparía tanto por los tropiezos, porque nada es un error. Esos momentos en los que la vida no me salía como quería, me preocupaba mucho. Yo siempre he querido ser exitosa y me castigaba mucho cuando las cosas no me salían perfecto. Todo es aprendizaje y nada es un error. Todo te lleva a la evolución y a ser mejor persona.

 

JM:

Hablaste de la importancia de rodearte de un equipo sólido y fuerte, ¿tu utilizas alguna herramienta o recurso para encontrar y contratar talento?

 

GR:

Mi herramienta es la gente. Yo pregunto a quien confío si conoce a alguien. Yo soy chapada a la antigua y a mi me encanta el contacto con la gente. Siempre voy preguntando a quien admiro si conoce a alguien como él o ella. Yo soy demasiado de la vibra de la gente. Me encanta conocer y saber si la gente tiene buena onda para seguir.

 

JM:

Que importante es cultivar esas relaciones. La tecnología hace las cosas más fáciles pero el contacto con la gente todavía no tiene comparación.

 

GR:

Venimos de una escuela de MTV  y que todavía somos como una familia lejana. En el momento que levantamos el teléfono, esa persona está ahí y esa persona te va a recomendar o te va a dar una palabra de aliento. Es muy importante cultivar las relaciones.

 

JM:

Los latinos somos uno de los grupos más activos en redes sociales, ¿tú tienes alguna herramienta o consejo que nos puedas dar para la productividad?

 

GR:

A mi me gusta le cuaderno y la agenda. Esa aplicación que tiene el teléfono del “To Do List”. Yo tengo listas en el cuaderno, en el teléfono y en post-it. Otro que me encanta es The Pomodoro Technique que es una app que pongo y te da una alarma cada 20 minutos. Ayuda a que por 20 minutos puedas enfocarte y después tener una pausa. Ese me encanta porque como un reloj, te marca breaks y de nuevo al trabajo.

 

JM:

Grace, ¿puedes recomendarnos algún libro, video, blog, podcast que la gente pueda consultar como fuente de inspiración?

 

GR:

Mi libro tengo que promocionarlo porque es muy lindo. Lo pueden encontrar en mi página webpage. A través de mi Facebook, hago referencia a muchos blogs y gente que está haciendo cosas maravillosas. Yo me voy por lo que se que es la comida, pero yo promociono a mucha gente, blogs, restaurante y de todo. Ahí también comento libros que me inspiran y chefs que me enseñan todos los días.

 

JM:

Visitaremos tu página para encontrar todas estas fuentes de inspiración. Grace, ¿qué significa ser latino?

 

GR:

Para mi, ser latino, es el calor. Calor humano que tenemos los latinos que es inigualable. Uno se va de Latinoamérica y lo primero que extrañas es el calor. Hay un calor en el aire que es indescriptible que se siente como besos y abrazos con el que la gente se trata. Eso es inigualable. Corazón abierto y sonrisas. Que orgullo ser latina, y me encanta. Ese cariño que hay entre la gente que no existe en ningún otro lugar en el mundo.

 

JM:

Grace, danos un consejo y la manera más fácil de contactarte.

 

GR:

Mi consejo hacia la vida es que hay que estar muy enfocados y hay que siempre ir hacia los sueños. Siempre creer en tus sueños y saber que no importa si tomas muchos callejones; tener fe que siempre vas a llegar a tus sueños y siempre trabajando en ellos.

 

Me pueden contactar a través de mi página web. Ahí está mi Facebook, mi Instagram, Twitter y mi todo.

 

JM:

Grace, muchas gracias. Ha sido un privilegio compartir contigo este viaje.

 

GR:

Gracias a ti y gracias por esta oportunidad.

 

JM:

Les recuerdo que para recibir todos los episodios, pueden suscribirse a IC Latino en iTunes, Stitchers o su aplicación de podcast favorita. Si les gusta nuestro trabajo, por favor hagan un review en iTunes; pues es la mejor manera de colaborar para que más latinos nos descubran, escuchen y sean parte de esta comunidad.

 

Muchísimas gracias, Grace.

×
¡Regístrate en IC Latino!
Recibe información, avisos y contenido interesante. (Tu email es privado, ¡no hacemos SPAM!)