Libros que han cambiado mi vida: 7 enseñanzas de “Máximo Rendimiento” (Peak Performance), de Brad Stulberg y Steve Magness

¿Prefieres escuchar que leer? escucha la reseña en el podcast, aquí

 

¿Alguna vez has alcanzado algún objetivo que originalmente pensabas estaba fuera de tus posibilidades? Creo que pocos sentimientos se comparan con la satisfacción de conseguir algo que sorprende a todo el mundo, incluso a ti mismo. El libro “Máximo Rendimiento” tiene como objetivo eso, ponernos en un estado mental en que podamos alcanzar prácticamente cualquier meta que nos tracemos. Sin duda es uno de mis libros favoritos del año.

 

Brad Stulberg y Steve Magness son un par de autores reconocidos en temas de salud y deportes de alto rendimiento. La parte brillante aquí es cómo lograron adaptar la experiencia, ciencia y conocimiento desarrollado para atletas elite a profesionales de todas las industrias. Y es que todo profesional que tenga una mentalidad de crecimiento busca todo el tiempo cómo elevar su rendimiento, conseguir hacer más y mejores cosas, trabajar en más proyectos, alcanzar más objetivos.

Antes de leer el libro, yo pensaba que la mejor manera de hacerlo era aprendiendo más cosas, organizando mejor mi día para incrementar la calidad de las tareas que hacía. Sin duda es un buen inicio, pero el libro pone al descanso, al análisis y a la evaluación en el centro de la productividad. Además, propone una visión nueva del estrés, la rutina y los hábitos. Sin duda una perspectiva diferente que a más de uno hará levantar una ceja, pero tengo que aceptar que no encuentro cómo contradecir las ideas propuestas aquí. Al contrario, a partir de ello, he ajustado mi rutina y considero el descanso una prioridad igual que la preparación.

Un libro que recomiendo 100% a cualquier persona que está buscando formas de mejorar, de alcanzar más objetivos y de hacer un trabajo de mejor calidad.

 

7 enseñanzas que me dejó leer “Máximo Rendimiento”

 

1) Cómo conseguir un crecimiento sostenido

Al igual que el crecimiento de un músculo, todas nuestras capacidades crecen como resultado de la estimulación y la recuperación. No podemos trabajar todos los días todo el tiempo, ni tampoco hacerlo de manera muy esporádica si lo que buscamos es mejorar nuestro desempeño. Los atletas de alto rendimiento saben que la fatiga es uno de sus principales enemigos, por lo que consideran tan importante los períodos de recuperación como los momentos de entrenamiento.

El trabajo duro es muy importante, pero no garantiza el éxito por sí solo. Es indispensable tomar un respiro para hacer análisis, evaluación, planeación e incubación de ideas o estrategias. Ese es el momento mágico cuando las ideas crecen y se convierte en únicas e inigualables.

 

2) El estrés no es necesariamente malo, pero sí es necesario

Todos desarrollamos una cierta tolerancia al estrés, pero si nunca aplicamos más de lo que estamos acostumbrados a soportar, nunca fomentamos habilidades nuevas ni mejoramos las que ya tenemos. Por eso, podemos concluir que el estrés no es malo, al contrario, es necesario para estimular nuestro crecimiento. Es la cantidad lo que nos puede hacer bien o mal.

La recomendación es no evitar el estrés completamente, sino ponernos siempre en situaciones que nos hagan sentir incómodos. Debemos buscar los proyectos que nos hagan salir de manera constante de la zona de confort, retos que tengan metas progresivas pero alcanzables, que requieran siempre un poco más del esfuerzo que hicimos antes.

 

3) Es la práctica y no la experiencia la que hace al maestro

De muy poco sirve hacer lo mismo por muchos años si no lo haces de manera comprometida. El ejemplo perfecto son los profesores que nunca han ejercido la profesión que enseñan. La verdad es que casi siempre desconocen los secretos que hacen la diferencia. Los detalles finos de una profesión se descubren a través de la práctica rigurosa, por eso el tiempo no es lo más determinante sino cómo se hacen las cosas.

La recomendación es trabajar de manera inteligente, por períodos cortos de mucha concentración, seguidos de intervalos de descanso y análisis.

 

4) Descansar es muy productivo

Cuando trabajas en un proyecto que te gusta, es natural que pases largas horas dedicado a ello sin descansar. Pero al igual que cuando vas al gimnasio, el proceso de crecimiento no sucede cuando estás levantando las pesas, sucede cuando estás descansando. No importa si haces trabajo creativo o no, existen dos momentos indispensables para procesar y almacenar toda la experiencia y conocimiento del día: cuando dormimos y cuando analizamos, de otra manera, todo el trabajo se pierde.

Hay muchos mitos sobre la cantidad de horas que se necesitan dormir. Todos los organismos son diferentes, lo que tienes que hacer es determinar tú mismo cuántas horas necesitas para poder al día siguiente trabajar de manera profunda. Intenta por lo menos 6 ó 7 horas, si te sientes cansado, es porque necesitas más sueño. Combina el sueño con la meditación, empieza poco a poco hasta que puedas meditar por lo menos 30 minutos diarios.

Los profesionales de excelencia no duermen porque son diferentes, son diferentes porque duermen.

 

5) Desarrolla una rutina maestra

Todos los artistas y atletas ganadores tienen una rutina que desarrollan antes de cualquier presentación importante. Todos podemos hacer lo mismo, desarrolla una rutina que incluya tus objetos. Rodéate de cosas que te inspiren, tu lugar de trabajo tiene que colocarte de manera automática en un estado de ánimo creativo y ganador.

Tener una rutina te ayuda a no perder el tiempo y ejecutar todas las tareas de una forma más eficiente.

 

6) Menos es más

El recurso más importante de todo profesional es el tiempo, por eso es muy importante identificar dónde lo inviertes. Elimina de tus actividades todo lo que no sea prioritario, aprende a decir NO más a menudo que de lo que dices SÍ, involúcrate en menos cosas, idealmente sólo en las que puedes hacer muy bien y marcar una diferencia.

Tienes que decidir muy bien qué hacer y cómo lo haces. Cuando tienes muchas opciones, decidir qué hacer causa fatiga. Reduce las opciones el mínimo en todo lo que puedas: ropa, lectura, amistades, entretenimiento, etc.

 

7) Establece objetivos más grandes de lo crees que puedes alcanzar

Se ha comprobado que cuando nos enfocamos en un objetivo que trasciende nuestros limites, la mente empieza a buscar la manera de conseguirlo. Por supuesto, también existen mecanismos de defensa que nos dicen que no lo intentemos, que no vayamos en esa dirección. Muchas veces, además del miedo es el ego que no permite que nos equivoquemos. Para sobreponerte es necesario visualizar muy bien las cosas que quieres alcanzar, tienen que ser más grandes de lo que has conseguido antes, tienen que sobrepasar tus límites y parecer cosas imposibles.

Tienes que imaginar el sentimiento al conseguirlo, esa es la inyección de energía que sienten los profesionales más competentes todos los días, es la llama que los alimenta para mantener su vida y negocios a la cabeza de la los demás.

 

Conclusión 📕

 

Si trabajas muy duro, más duro que todos los demás, pero todavía no alcanzas los objetivos que te has planteado, es probable que tu estrategia esté equivocada. Máximo Rendimiento es un visión diferente, es una estrategia distinta que ha llevado a muchos profesionales a conseguir logros inimaginables. Es la idea perfecta de una vida plena, sana y llena de grandes satisfacciones.

Definitivamente una de las mejores recomendaciones de lectura que puedo hacer en el año, otro más de los libros que han cambiado mi vida, ojalá te sirva y lo disfrutes tanto como yo.

 

×
¡Regístrate en IC Latino!
Recibe información, avisos y contenido interesante. (Tu email es privado, ¡no hacemos SPAM!)