fbpx

Cómo hacer tu evaluación anual

Comparte:

Es la última semana del año. Además de tomar un respiro, bajar la intensidad de lo que hacemos y compartir con la familia, para mí la mejor manera de pasarla es haciendo algo que me entusiasma y además me ayuda a mejorar en los aspectos personal y profesional.

 

Además de pasar tiempo con la familia y amigos, no se me ocurre una mejor manera de cerrar el año que haciendo una evaluación completa de lo que fue el año que termina.

 

Tengo varios años haciéndolo. Puede parecer algo muy sencillo e irrelevante, pero la diferencia entre hacerla y no es muy grande. Si trabajas en una compañía, imagino que tu supervisor hace esta revisión, lo que se conoce como el yearly review o la evaluación anual. Pero ya sea que trabajes para alguien más o trabajes por tu cuenta, yo recomiendo a todo el mundo hacerla.

 

¿Por qué recomiendo hacer una revisión anual? Básicamente por dos razones:

 

1.- Me ayuda a poner en perspectiva y asimilar bien los resultados del año. Recordar lo bueno y celebrarlo, utilizarlo de impulso para continuar, es una buena manera de elevar el ánimo y la autoestima. Y también revisar lo que no salió bien, porque el primer paso para corregirlo es reconocerlo. Yo no considero un buen año completo si no tuve algún tropiezo, eso diría que no hice nada que me sacara de mi zona de confort. Tenemos que recordar que cuando hacemos cosas nuevas, diferentes, atrevidas, es muy probable equivocarnos y corregir en el camino.

2.- Establecer bases sólidas para el año que comienza. Si no tengo bases solidas para iniciar algo, es más difícil alcanzar objetivos reales. Por eso, hacer la evaluación te da un parámetro verdadero de lo que puedes alcanzar el año que entra. Por ejemplo, si leíste 2 libros en el año, no pienses que el año que entra puedes leer 20, piensa que puedes leer 5, y si al final del año leíste 4, ya habrás mejorado mucho en ese aspecto. Hay que sentar metas ambiciosas pero también realistas.

 

Hay muchas maneras de hacer una revisión anual. Cada quien encuentra el formato que mejor le funciona,  pero para mí, hacer mi evaluación del año tiene que ser muy fácil, no puede ser algo muy engorroso que simplemente de pensarlo me de pereza hacerlo. La única condición que yo considero fundamental es que tiene que ser muy honesta.

 

En mi evaluación, es muy importante reconocer lo bueno que pasó, lo objetivos que se alcanzaron, pero, sobre todo recordar lo malo. La intención más importante de hacer la evacuación es ubicarme, saber dónde estoy parado y qué pasos tengo que dar para tener un mejor año.

 

El proceso que sugiero es:

 

Primer paso:

Empezar con dos sencillas preguntas.

1.- ¿Qué salió bien en el año?

2.- ¿Qué salió mal en el año?

Aquí me preocupo únicamente de los eventos sobre los que tengo control, dejo fuera absolutamente todo aquello que no puedo controlar o influenciar.

Para los que tenga curiosidad en mi evaluación de 2018, uno de los objetivos era aumentar la cantidad de episodios del podcast en un 25% y duplicar la cantidad de descargas. Con orgullo puedo decir que las dos metas se cumplieron al 100%. Y en el caso de lo que salió mal puedo mencionar que no llegue al objetivo de ingresos que tenía marcados.

 

Segundo paso:

Una vez que tengo ambas listas mencionadas en el paso 1, las comparo con los objetivos que tenía trazados a principios de año y califico. Se consiguió ese objetivo, no se consiguió, o si se consiguió parcialmente y en qué porcentaje

Por lo general hay algunos objetivos que no logro por la razón que sea. A veces las circunstancias cambian y el objetivo ya no es relevante. Otras veces por supuesto me quedo corto. Es muy importante ser honesto y no buscar excusas o justificaciones.

 

Desde que he estado haciendo la revisión anual, mi tasa de éxito es de alrededor del 80%. Es un buen porcentaje, me preocuparía más si todo el tiempo lograra el 100% de mis objetivos, porque sería una señal de que estoy poniendo objetivos muy pequeños y que no estoy saliendo de mi zona de confort.

 

 

La calificación del año es equivalente al porcentaje de objetivos alcanzados. Pienso que cualquier número por arriba del 70% es bueno. Por supuesto, uno quiere exceder siempre y lograr más del 100%, no dudo que se pueda y que algún año lo consiga, pero siendo realista, es imposible hacerlo siempre. Prefiero saber que, a pesar de dar mi mejor esfuerzo, no conseguí todo, que tengo que hacer algo diferente, aprender nuevas habilidades, relacionarme con otros profesionales o explorar otras oportunidades para llegar al 100%. Es bueno saber que siempre se tiene espacio para crecer.

 

Para concluir:

 

Los dos pasos para hacer la evaluación del año:

1.- Preguntarnos qué salió bien y qué salió mal en el año. Hacer una lista y…

2.- Comparar con la lista original de objetivos que tenía para el año, y evaluar el porcentaje de objetivos alcanzados.

Lo más importante es empezar, tener parámetros y no dejar pasar el año sin hacer una evaluación.

Para quienes nunca antes lo han hecho, no importa si no tiene una lista de objetivos trazados al inicio del año, hoy es buen momento de empezar.

No olvides celebrar cada meta alcanzada y ajustar donde tienes que corregir. Levantar el ánimo es la mejor estrategia para alcanzar nuevos objetivos.

 

Muchas gracias por acompañarme en otro especial de 2108, espero que esté sencillo ejercicio te ayude sentar la bases para un mejor 2019.

 

Comparte:
×
¡Regístrate en InconfundibleMENTE!
¡Regístrate en InconfundibleMENTE!