4 habilidades que mejorar para brillar en el 2019

En términos profesionales existen dos tipos de personas: los que nunca salen de su zona de confort (a menos que alguien o algo los obligue), y los que todo el tiempo buscan mejorar. Si estás leyendo esto, estoy seguro que perteneces al segundo grupo, los que sin importar sus circunstancias, son inquietos y no se conforman con nada.

 

Hay muchas personas que no están a gusto con su situación, les encantaría cambiarla pero no están dispuestos hacer ningún sacrificio. La verdadera diferencia entre el que se conforma con lo que tiene y el que siempre busca las recompensas más grandes, es que los inquietos -esos que tienen una mentalidad de crecimiento- no tienen ningún problema para ponerse una y otra vez en posiciones incómodas, en situaciones que los obligan a aprender cosas nuevas y seguir creciendo.

No me puedo quejar de los resultados del 2018, fue un gran año en todos los sentidos. Se consiguieron cosas muy buenas, entregué todo lo que tenía y sobrepasé mis expectativas en algunos terrenos, pero a pesar de eso, tengo objetivos más grandes para el 2019. Para conseguirlos, por supuesto, no puedo seguir haciendo lo mismo, porque obtendría los mismos resultados. Estoy obligado a mejorar y a aumentar mis capacidades. No me engaño, sé que no es fácil, y que las cosas valiosas no pasan de la noche a la mañana, así que estoy tomando cartas en el asunto ahora mismo.

Después de un análisis serio, identifiqué…

 

Las 4 habilidades que tengo que mejorar para alcanzar las metas que estoy trazando para el año que viene

 

1) Evaluar menos y tomar acción más rápido

Definitivamente, una habilidad que necesito mejorar es la capacidad de tomar acción de manera más inmediata. Es una de las aptitudes más importantes en la vida profesional y tengo que mejorar en ella. Como todo en el campo laboral, es una cuestión de educación, necesito cambiar el hábito que me hace evaluar todo una y otra vez y esperar hasta tener todo listo para lanzarme al ruedo.

Encontrar el balance perfecto entre evaluar una idea antes de implementarla, y pensar de más, es complicado, pero se mejora con la práctica. Hoy entiendo que un proyecto nunca está 100% completo antes de empezar, con toda certeza se van a presentar situaciones que nunca imaginé y tendré que resolver en el camino.

No quiero decir que no haré ningún tipo de análisis antes de empezar, es necesario hacerlo. Consultar con un par de personas que respeto y admiro es suficiente para decidir si la idea puede crecer, después el tiempo y el mercado marcará el camino.

¿Cómo estoy mejorando?

Estoy desarrollando un calendario especifico para cada idea con todos los pasos iniciales por seguir. Las fechas de entrega no son negociables y están compartidas con todos los involucrados. Tengo que llegar y entregar cuando está marcado, de esa manera estoy obligado a lanzar la antes posible y efectuar las adaptaciones necesarias en el camino.

 

2) Adaptarme mejor a los cambios

No lo digo yo, lo dijo Charles Darwin: “No es la especie más fuerte la que sobrevive, tampoco las más inteligente, es la que se adapta mejor a los cambios”.

Era cierto hace millones de años, es cierto hoy y será cierto el resto de la vida. Incluso es lógico pensar que hoy es más relevante por la cantidad de cambios que estamos experimentando todos los días. Es difícil imaginar una industria o trabajo que no se haya modificado en los últimos 10 años.

Me considero una persona que se adapta bien a diferentes situaciones. Me gusta viajar a países donde se hablan idiomas que no hablo, aprendo de otras culturas, he trabajando en compañías multiculturales y tengo amigos de diferentes nacionalidades. Sin embargo, con el tiempo nos hacemos mañosos y comodinos. Personalmente, vivo una vida que disfruto mucho y en ocasiones no quiero cambiar mi rutina, y eso lo tengo que cambiar.

¿Cómo estoy mejorando?

Estoy fortaleciendo mi pensamiento positivo, voy a eliminar por completo la criticar o prejuzgar algo a alguien antes de darle una oportunidad. Si desarrollo más mi visión positiva estaré más abierto a explorar cosas nuevas siempre buscando su lado más positivo.

Voy a ser más curioso y dejar de lado la inseguridad. No saber algo no es malo, lo malo es no querer aprender. También empezaré por hacer cosas que me hacen sentir incómodo, como cambiar mis horarios, despertar más temprano y trabajar desde cafés u oficinas compartidas donde no conozco todos los detalles.

 

3) Aprender cosas nuevas más rápido

En cosa de pocos años, hemos vivido una de las transformaciones más grandes en la historia de la humanidad. Quien se ha comprometido con el cambio y ha aprendido las habilidades nuevas que hoy se necesitan para triunfar, se ha visto beneficiado. Quien decidió no volver a estudiar se ha quedado atrás.

Nunca me ha costado trabajo aprender cosas nuevas, pero sí tenía en la mente la creencia de que se necesitaba mucho tiempo para aprender y dominar una destreza nueva. Existen teorías y métodos que te ayudan a aprender cosas nuevas en 20 horas de trabajo profundo. Por supuesto, no me quiero convertir en el mejor en campos que no domino, eso requiere un compromiso muy grande y un período largo de tiempo, lo que necesito es tener el conocimiento suficiente de las cosas para entender cómo funcionan, cuál es su secreto y así poder incorporarlo a mi portafolio de fortalezas.

Lo que hoy intento es poner a mi cerebro a trabajar para mí, y no al revés. Quiero desarrollar la capacidad de adelantarme a las tendencias, entender los movimientos nuevos antes que la mayoría, y de esa manera sobresalir.

¿Cómo estoy mejorando?

Existen cursos a todos niveles y precios que se pueden contratar para entrenar el cerebro, pero en mi caso, estoy recurriendo a la meditación. Personalmente, creo que es la manera más natural para entrenar la mente y dirigirla a donde nosotros queremos. Situarla en el espacio perfecto para absorber la mayor cantidad de conocimiento posible y procesarlo de la manera correcta.

 

4) Mejorar mi capacidad de networking

No cabe duda que un equipo diverso es un equipo más fuerte. Incorporar diferentes puntos de visa en un proyecto siempre ayudará a anticipar posibles problemas y potenciar oportunidades.

Si convivimos todo el tiempo con el mismo grupo de personas, tendemos a repetir las ideas sin innovar en ninguna dirección. Hoy es difícil imaginar un proyecto que no sea multidisciplinario, cada día se requiere de un grupo de expertos más amplio para dar forma a una idea ganadora.

Me considero bueno en las relaciones humanas, pero no he hecho lo suficiente para crecer mi red de contactos a industrias en las que no he estado involucrado directamente.

¿Cómo estoy mejorando?

Haciendo lecturas que no hacía regularmente y participando de forma activa en grupos en redes sociales de campos ajenos a mi experiencia. También he decidido asistir más a menudo a eventos de networking en áreas en las que no participo de manera habitual.

 

Para concluir,

Sin importar los objetivos que tengas en 2019, ya sea conseguir una promoción, un aumento de sueldo, bajar de peso o viajar más a menudo, es casi seguro que no lo podrás conseguir sin hacer cambios en tu rutina habitual, e incorporar habilidades y conocimiento nuevos.

Te recomiendo analizar muy bien a personas que admiras y que han conseguido lo que tú estás buscando. Fíjate qué aptitudes tienen que tú todavía no tienes, y aquellas en las que puedes mejorar. También puedes hablar con tu mentor y decirle qué tienes en mente, estoy seguro podrá darte un par de consejos para mejorar y conseguir objetivos más grandes el año que viene.

 

Adelante, ¡vamos por un mejor 2019!

×
¡Regístrate en IC Latino!
Recibe información, avisos y contenido interesante. (Tu email es privado, ¡no hacemos SPAM!)