fbpx

3 errores que cometí en 2018 y no repetiré en 2019

Comparte:

Es prácticamente imposible pensar en vivir toda una vida sin cometer errores. Incluso podemos decir que los errores son necesarios cuando se está intentando hacer cosas nuevas, cuando estamos saliendo de nuestra zona de confort.

 

Las personas emocionalmente inteligentes celebran sus errores por lo que realmente son: grandes oportunidades para aprender. Todos cometemos errores, la diferencia es que algunas personas cometen los mismos errores una y otra vez, no logran ningún progreso y no aprenden nada de ellos, porque no tienen el valor para asumirlos y reconocerlos.

 

A las personas con una mentalidad estrecha les cuesta mucho trabajo admitir sus errores, sienten que esto ataca su autoestima. Esta tendencia plantea un gran problema, porque reconocer y aceptar los errores es la única forma de evitar repetirlos.

Por el contrario, las personas con mentalidad de crecimiento, avanzan más porque reconocen sus errores y los usan para mejorar. Aquellos con una mentalidad fija están obligados a repetir sus errores, porque hacen todo lo posible por ignorarlos.

Nadie es inmune a cometer errores, por eso, tenemos que reconocer nuestros tropiezos, aprender de ellos y nunca los cometeremos otra vez.

Al empezar mi evaluación del año, pude identificar estos…

 

3 errores que cometí en 2018 y que no estoy dispuesto a cometer otra vez

 

1.- Empezar un proyecto sin tener un presupuesto

Cuando una idea te gusta, es muy fácil dejarse llevar por la emoción. Piensas que la idea es tan buena que en el camino se puede resolver cualquier cosa, incluso conseguir el dinero necesario para realizarla. En parte es cierto, si una idea es buena y se ejecuta de la manera correcta, lo más probable es que los resultados sean los deseados. Hoy estoy convencido que nada se puede ejecutar bien si antes no se elabora un presupuesto.
Muchas personas piensan que operar con un presupuesto limita su libertad creativa o financiera, curiosamente es todo lo contrario. Elaborar un presupuesto te obliga a tomar desiciones inteligentes y asignar los recursos necesarios en las cosas más importantes y prioritarias. Es muy importante elaborar un presupuesto personal y profesional antes de iniciar cualquier aventura, para asegurarte que puedes cubrir lo que realmente necesitas, no lo que se te antoja. Además, tendrás los fondos suficientes para llegar hasta el final de la manera que imaginaste.
Si tienes un presupuesto y lo sigues de manera rigurosa, es fácil ver la cantidad de dinero que malgastas en cosas triviales, pero que a lo largo del tiempo suman cantidades importantes.

Tener un presupuesto no solo consiste en asegurarse de tener lo suficiente para pagar las facturas, también significa no dejar pasar una oportunidad porque has desperdiciado tu capital en gastos discrecionales. Un presupuesto establece la disciplina, y la disciplina es la base de un trabajo de calidad.

 

2.- Involucrarme en más proyectos de los que puedo manejar al mismo tiempo

Todos en algún momento hemos sentido el miedo de dejar pasar una idea súper ganadora. Muchas veces pensamos que la oportunidad que va a cambiar nuestras vidas sólo se presenta una vez, y que no podemos ni debemos dejarla pasar. Hoy sé que la fuente de ideas vencedoras ha sido fértil por muchísimos años y que nunca se va a agotar. Lo que realmente hace falta en el mundo es visión, y que ésta sólo se puede formar con tiempo y preparación. Para eso se necesita espacio y tiempo para pensar, y si estoy siempre ocupado es imposible hacerlo. La visión te permite hacer eleciones agudas e ingeniosas. No necesitas involucrarte en todo para triunfar, necesitas involucrarte en los proyectos que van mejor con tu personalidad y estilo de vida.

Algunas buenas ideas no son para ti, están hechas para que otras personas alcancen sus sueños. Déjalas pasar, esto no detendrá tu carrera, al contrario, le dará la claridad que necesita para crecer en grande.

 

3- Intentar cambiar la manera de pensar de alguien

La única manera de que las personas cambien es a través del deseo y los medios para cambiarse a sí mismos. Aún así, es tentadora la idea de cambiar a alguien que no quiere cambiar, como si su voluntad y su deseo se pudieran modificar. Algunos incluso eligen categóricamente a las personas con problemas, pensando que las pueden “arreglar”.

 

Se puede cometer ese error una vez, pero hay que darse cuenta rápidamente que no podemos cambiar a nadie salvo a nosotros mismos. Lo mejor que podemos hacer es construir nuestras vidas alrededor de personas genuinas y positivas, esas que trabajan para evitar a las personas problemáticas que los deprimen, y desechar por completo el proyecto de modificar las acciones o pensamientos de alguien.

 

Para concluir, podemos decir que todos tenemos permitido cometer errores, y cometer cualquiera, pero una sola vez. Las personas emocionalmente inteligentes tienen éxito porque nunca dejan de aprender, aprenden de sus éxitos, pero sobre todo reconocen y aprenden de sus errores. El tiempo nos ha enseñado que esta es una de las mejores maneras para mejorar continuamente.

Comparte:
×
¡Regístrate en InconfundibleMENTE!
¡Regístrate en InconfundibleMENTE!