10 reglas de oro de Whatsapp

Cómo no volver loco al prójimo (ni enloquecer nosotros)

 

La comunicación del día a día ya no se entiende sin los servicios de mensajería instantánea, ni en el trabajo ni en la vida personal. Y aunque no se necesitan manuales de uso, sí hay reglas básicas para facilitar la comunicación (y para evitar ser el personaje imprudente del grupo).

1) No abuses

Parece lógico pero hay que empezar por aquí. No bombardees a tus contactos y grupos desde que Dios amanece. Memes, emojis, gifs, frases célebres, etc… todo bien pero en su justa medida y dependiendo a qué grupo o gente se le envían. Obviamente en grupos personales se permiten más cosas que en grupos de trabajo o de tipo informativo. Usa el sentido común.

2) Arma sólo los grupos necesarios

Y elimina los que vayan siendo obsoletos. No tiene caso conservar aquel grupo de la convención de hace 3 años. Y la buena noticia para los que aún no sepan: si te sumaron a un grupo y no te interesa, puedes salirte, y luego borrarlo de tus chats. Si crees que es un poco rudo salir sin decir nada, deja una nota de despedida cordial y listo.

3) No envíes contenido muy pesado

No asumas que todos tienen tu mismo internet veloz o datos ilimitados, piensa dos veces antes de circular aquel video de “Las mañanitas” que dura 3 minutos, de la canción de U2 en el concierto o del reportaje del noticiero. Y otra buena noticia acá es que cualquier audio, video o texto se puede borrar, y puedes borrarlo sólo para ti o para todos (si lo pusiste por error).

4) Avisa a los participantes antes de sumarlos a un grupo

Es un gesto cordial mandar una nota individual a la gente para preguntarle si les parece bien que los sumes a un grupo con tales o cuales personas, especialmente en contexto de trabajo, o social si no hay mucha confianza. No hay que asumir que todos gestionan la comunicación como uno.

5) Sé conciso y consolida tus textos lo más posible

Existe en un extremo la gente que manda palabras como municiones: una-en-cada-renglón-y-así-ocupa-muchas-líneas-y-genera-demasiados-avisos-de-mensaje-nuevo. Y en otro extremo están los que mandan bloques de texto larguísimos que son como un ladrillo que nos pesa sólo de verlo. Trata de mandar oraciones completas, o pequeños párrafos.

6) Evita cadenas y compartir cosas masivamente

Nunca está de más decirlo, y aunque esa práctica tan molesta vive más en Facebook (y antes de eso en el email), no falta el que pide hacer copiar/pegar de distintos tipos de anuncios, oraciones, mandas, etc. Muy molesto también el que reenvía todo tipo de fotos, videos, memes o textos a todos sus chats y contactos. Esos envíos masivos no se justifican, salvo para avisar que te retiras de whatsapp o cambias de número.

7) Usa el audio con medida

Sí, poder mandar mensajes de voz es una maravilla, pero hazlo cuando la ocasión lo amerita (cuando no puedes escribir, en algo breve, informal, etc.). Trata que sea en chats individuales o con poca gente, de otro modo se vuelve molesto. Piensa que mucha gente recibe los mensajes está en el trabajo o no tienen audífonos puestos, y se complica estar escuchando audios.

8) Respeta el tema u objetivo del grupo, y responde a quien corresponda

Los chats de grupo tienen fines e intereses específicos: la familia, amigos de la universidad, las mamás de 6to.B, el equipo de la oficina, etc. No mezcles temas que puedan resultar ajenos o no interesar a algún grupo. Igualmente, aprovecha la función de responder directo únicamente a la persona indicada, para no generar confusión.

9) No te enganches en discusiones

Pocas cosas tan molestas en un grupo que cuando se generan discusiones y suben de tono, generalmente es entre dos, y los demás pueden gozar con la gresca o de plano hartarse y dejar el grupo (o pedir a los del pleito que se retiren). Si alguien te provoca, no respondas en grupo, llámale o escríbele por separado.

10) Recuerda que nada es secreto ni se borra para siempre

Una vez que das “enviar”, ese mensaje sale de tu control. Aunque te percates que metiste la pata y quieras borrarlo (y aunque lo hagas), tal vez del otro lado ya tomaron un pantallazo o descargaron el audio/video, y tu resbalón pasará a la historia. Abstente del uso de whatsapp si estás pasado de copas o con los ánimos muy alterados.

 

Hay más de 10 reglas, porque seguro que a todos nos pasan cosas cada día con el whatsapp que ameritan extender este decálogo, pero por hoy creo que estamos cubiertos con lo esencial. 🤓

 

×
¡Regístrate en IC Latino!
Recibe información, avisos y contenido interesante. (Tu email es privado, ¡no hacemos SPAM!)