No estás solo, echa tu ego de lado y pregunta por un coach

Si preguntamos qué necesita un profesional para ser exitoso, la mayoría de las respuestas incluyen el arrojo, la constancia e incluso la necedad y el orgullo como atributos o habilidades necesarias para alcanzar el éxito. Es cierto que en el mundo tan competido en el que vivimos, manejadas con medida, esas virtudes o cualidades son capaces de impulsar una carrera o proyecto, pero la única habilidad que verdaderamente garantiza el éxito sostenido y a largo plazo de un profesional o emprendedor es la determinación.

La determinación nos ayuda a ponernos de pie otra vez después de un fracaso, nos permite dar una vuelta y cambiar de dirección cuando aceptamos que estamos equivocados, y nos impulsa a hacer todo de lado para pedir ayuda cuando no encontramos el camino. Es la determinación la que nos permite ver que no estamos solos.

Únicamente cuando hacemos el compromiso de alcanzar un objetivo somos capaces de entender que no podemos conseguirlo de manera aislada, que necesitamos ayuda incluso para encontrar las respuestas dentro de nosotros mismos, y que sin importar nuestro nivel, siempre es posible aprender de alguien que ha pasado por los mismos retos.

 

5 cosas que cambiaron en mi carrera cuando empecé a trabajar con un coach

Me encantaría decir que empecé a trabajar con un coach al inicio de mi carrera, pero no es así. Para el momento en el que empecé tenía ya años de experiencia en el mundo corporativo y como empresario independiente. Años atrás había alcanzado el nivel de Vice Presidente en compañías trasnacionales, manejando equipos en toda Latino América y fundando dos compañías de manera personal en Estados Unidos. Se podría pensar que con esa experiencia podía encontrar la respuesta a todos los retos que se presentaban, pero no era así. Fue entonces cuando tomé la determinación de buscar ayuda, y estos fueron los factores de cambio:

  1. Logré definir de manera más clara y realista objetivos mayores que en el pasado. Dos cabezas siempre piensan mejor que una, y sin importar la industria, un coach experimentado te ayudará a ver los problemas y los retos desde diferentes ángulos.
  2. Estimulé mi creatividad resolviendo problemas de manera distinta y viendo oportunidades donde antes no las veía. Muchos años en una misma industria suelen deformar nuestra visión de los problemas y oportunidades. Caminar un paso al lado brinda una perspectiva distinta, descubriendo soluciones y oportunidades.
  3. Amplié mi capacidad de adaptación y flexibilidad al incorporar puntos de vista distintos al mío en la toma de decisiones. Es prácticamente imposible ignorar el punto de vista de alguien exitoso y experimentado, lo mejor que podemos hacer es adaptarnos para incorporar sus puntos de vista en la búsqueda de soluciones y nuevos caminos.
  4. Reduje el estrés al concentrarme en el presente sin vivir atado al pasado o futuro. Sin excepción, el estrés en el trabajo es generado por los resultados del pasado y por las expectativas en el futuro. El coach nos mantiene en el presente, poniendo atención extrema en lo que estamos haciendo para moldear todo lo necesario.
  5. Mejoré mi bienestar en lo personal y en lo profesional al establecer prioridades concretas. Ampliar las opciones y manejar el estrés contribuye de manera directa a la calidad de vida en todos sentidos.

 

Trabajar con un coach es para el cerebro lo mismo que para los músculos es ir al gimnasio. Al igual que a mí, te va a resultar incómodo, pues te obliga a salir de la zona de confort para convertirte en una persona disciplinada. Te ayudará a establecer hábitos positivos, refuerza tu autoestima y amplía tu visión al incorporar puntos de vista que rechazas o desconoces. Por si todo esto fuera poco, un compromiso serio con tu coach te hace 100% responsable de los resultados, son únicamente tú y tus acciones lo que hace la diferencia entre un sueño y un objetivo con un plan detallado. El coach no tiene todas las respuestas ni te va a indicar el camino; te da opciones, te brinda herramientas para creer y encontrar la dirección adecuada por ti mismo. ¿No estás desesperado por empezar a trabajar con uno?

Deja de lado la idea absurda que buscar la ayuda de un coach te hace ver como un profesional débil. Si fuera así, ¿cómo podríamos explicar que a pesar de ser el jugador #1 en el basket ball profesional, Michael Jordan nunca dejó de trabajar con Dean Smith, su coach de la preparatoria?. Porque trabajar con un coach no es para quien viene detrás, todo lo contrario, es para quien mira adelante, para los inconformes y soñadores, para los que piensan grande y siempre buscan algo más, para los de mente abierta que saben que no lo saben todo y necesitan ayuda para continuar avanzando; es para quien siempre quiere ser y estar mejor.

 

Si llevas muchos años sin avanzar profesionalmente, estancado en tus ingresos, te sientes atrapado y no sabes qué hacer para tener objetivos más grandes y claros, piensa que puedes mejorar tu vida de una forma radical. Ya lo sabes, no estás solo, busca la ayuda de un coach. Encuentra esa persona adecuada que te va a marcar la diferencia.

 

×
¡Regístrate en IC Latino!
Recibe información, avisos y contenido interesante. (Tu email es privado, ¡no hacemos SPAM!)