¿Cómo encontrar a la persona adecuada? 3 consejos prácticos para encontrar un mentor

 

Es difícil encontrar un tema en el que la mayoría de las personas estemos de acuerdo. Sin duda, los beneficios de trabajar con un mentor es uno de esos temas. Hasta el momento no he visto un solo comentario en contra; es más, todas las opiniones coinciden en lo indispensable que es tener una figura guía que nos ubique de manera personal y profesional, sin importar el nivel en el que estemos. Alguien que nos mantenga motivados y, al mismo tiempo, que nos ayude a alcanzar nuestro máximo potencial.

 

Por mi parte, tanto en el blog como en el podcast, he compartido porqué me interesa tanto el tema, así como los beneficios que de manera personal he experimento gracias a mis mentores. Nuestro episodio especial sobre mentoring y mi artículo 5 Razones Para Trabajar Con un Mentor han sido dos de los piezas que han generado más comentarios en redes sociales, por lo que decidí continuar la conversación aquí.

 

Si bien es cierto que trabajar con un mentor nos ayuda de manera radical, también es cierto que encontrar a la persona adecuada no siempre es fácil; no lo fue para mí y no lo ha sido para la mayoría de las personas que conozco. Personalmente tuve que abrirme por completo a la crítica, exponer mi visión, objetivos y planes a que alguien más opine sobre ellos. Escuchar cuestionamientos sobre cosas que se han convertido en parte esencial de nuestra vida puede resultar incómodo, por ello es vital encontrar a la persona adecuada.

 

3 consejos prácticos para encontrar un mentor

 

El simple hecho de buscar un mentor ya viene acompañado de muchos beneficios. Primero, me obligó a revisar mis objetivos, el estatus de los proyectos y evaluar lo que quería alcanzar con cada uno de ellos. Me ayudó a ver de manera clara qué pretendía al trabajar con un mentor y hasta dónde estaba dispuesto a cambiar, comprometerme, sacrificar e intentar regresar algo a cambio, para lograr que la relación sea benéfica para ambas partes.

 

Cómo en cualquier otra actividad, los dividendos están directamente relacionados al esfuerzo y trabajo que invertimos, así que buscar un mentor es una tarea que requiere nuestro compromiso completo.

 

Si ya estás convencido de buscar un mentor, no olvides que tienes que estar abierto, el mentoring viene en muchas formas y estilos. Piensa que probablemente tendrás que cambiar tu rutina o viejos hábitos, considera que debe ser algo natural, nunca lo forces, y no tengas miedo en preguntarle a alguien si consideras que es la persona adecuada.

 

Antes de empezar tu búsqueda, realiza una lista de tareas empezando por las tres que planteo a continuación. Para mí esto fue vital y de mucha ayuda.

 

1.- Explora más allá de tu industria

Es natural mirar a las figuras relevantes en nuestra industria, personas que tiene la posición que aspiramos y el lugar donde nos vemos en el futuro. Sin embargo, lo más valioso de un mentor es su capacidad de hacernos crecer, ver nuestras aptitudes, las oportunidades que tenemos y compartirnos tips para alcanzarlos. Todo esto es inherente a cualquier industria, más aun, aprender del éxito de alguien en un campo en el que no tenemos experiencia nos ayuda a desarrollar nuestra creatividad.

 

2.- Busca a la persona y no el título

Dos de los aspectos más importantes de un mentor son sus valores y su experiencia, y estos factores no son exclusivos a los grandes ejecutivos o grandes hombres de negocios. Un mentor puede ser cualquier persona que admiremos por cómo se ha conducido personal y profesionalmente. Recuerda que el puesto no es lo importante sino quien lo ejecuta.

 

3.- Analiza bien qué tienes para ofrecer

A los mentores se les gana. Es vital que la relación sea rica en ambas direcciones, que el mentor y su discípulo crezcan con la relación. Evalúa a conciencia qué tienes de valor que puedas aportar para generar una dinámica enriquecedora para ambos. Si no tienes méritos suficientes para llamar la atención de la persona que te interesa, empieza a trabajar con otro mentor, esfuérzate y llama su atención haciendo trabajos significativos y con valor para otros.

 


Trabajar con un mentor no es natural para la mayoría de las personas, la intención final es dejar la zona de confort para crecer y alcanzar objetivos más grandes. Si ya estás listo, ¡adelante!, empieza con estos consejos y platícanos tus experiencias.

 

×
¡Regístrate en IC Latino!
Recibe información, avisos y contenido interesante. (Tu email es privado, ¡no hacemos SPAM!)